Ya transcurrió más de un año desde que inició la pandemia de COVID-19, ocasionando una crisis en todo el mundo. En ese tiempo, más de 3.5 millones de californianos se han infectado y, desgraciadamente, han muerto casi 60,000. Las medidas preventivas que hemos tomado, como usar una cubierta facial, mantener nuestra distancia y lavarnos con frecuencia las manos han ayudado a disminuir la propagación. Ahora contamos con una nueva herramienta para ayudar a poner fin a esta pandemia: las vacunas.

La historia de las vacunas se remonta cientos de años. Edward Jenner desarrolló la primera vacuna (para la viruela) en 1798. Desde entonces, las vacunas han ayudado a controlar muchas enfermedades como la polio, el sarampión y la tos ferina, por mencionar solo algunas.

Cómo funcionan las vacunas

Las vacunas funcionan introduciendo en nuestro cuerpo una pequeña cantidad de virus inactivo o bacteria inactiva, que moviliza al sistema inmunológico para crear anticuerpos.  Estos anticuerpos permanecen cierto periodo después de la enfermedad o la vacunación, permitiendo que el sistema inmunológico responda de inmediato y elimine con rapidez el virus cuando se lo encuentra.

Como es diferente la vacuna contra COVID-19

Las vacunas contra COVID-19 son un nuevo tipo de vacuna y funcionan de manera distinta para crear inmunidad en el cuerpo. No contienen el virus y no pueden provocar COVID-19. Las vacunas de Pfizer y Moderna son de ARN mensajero o vacunas mRNA. Las dos usan mRNA para decirles a las células de nuestro cuerpo que produzcan una pequeña parte de una proteína que es única en el coronavirus. Entonces el sistema inmunológico comienza a producir una respuesta inmune. La vacuna de Johnson & Johnson Janssen es una vacuna de vector viral. Utiliza una versión inofensiva de un virus diferente, llamado un vector, para activar una respuesta inmune en el cuerpo. En este momento, las vacunas de Pfizer y de Moderna requieren dos dosis; la vacuna de Johnson & Johnson Janssen requiere solo una. Es posible que se puedan necesitar dosis de refuerzo en el futuro para todas las vacunas de COVID-19, según se desarrollen nuevas variantes del virus.

La vacuna y su lugar de trabajo

Las vacunas contra COVID-19 están demostrando ser eficaces para prevenir la propagación del virus. Mientras una parte más grande de la población se vacuna, los casos nuevos de COVID-19 disminuyen y muchos estados, incluyendo California, pueden reducir las restricciones. Usted puede ayudar de esta manera:

  • Exhorte a los empleados para que se vacunen.
    • Apoye la aceptación de la vacuna haciendo que líderes de las empresas compartan sus razones para vacunarse. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) ofrecen carteles gratuitos para el lugar de trabajo, para ayudar a que usted exhorte a los empleados para que se vacunen.
    • Brinde a sus empleados información clara sobre la vacunación. Las vacunas contra COVID-19 son gratis y están disponibles para todos los que tengan 12 años y más. Encuentre a proveedores de vacunas en su área y comparta esa información con sus empleados.
    • Sea flexible y permita que los empleados se tomen tiempo del trabajo para recibir su vacuna. La ley de permiso por enfermedad suplementario por el COVID-19, aprobada en marzo de 2021, requiere que las empresas brinden un permiso por enfermedad suplementario con goce de sueldo por el COVID-19, que incluye tiempo libre para irse a vacunar. Las empresas pequeñas que dan empleo a menos de 25 empleados están exentas de la ley, pero pueden calificar para un crédito fiscal federal si no ofrecen el permiso por enfermedad suplementario.
  • Siga aplicando las directrices del Departamento de Salud Pública de California (CDPH) y los reglamentos de emergencia por COVID-19 de Cal/OSHA.

Puede encontrar más información acerca de las vacunas contra COVID-19 en el lugar de trabajo, así como los requisitos para los empleadores, en nuestras preguntas frecuentes sobre los nuevos reglamentos para emergencias.